¿Cómo murieron los habitantes de Pompeya?

Hoy sabemos que sucumbieron abrasados al instante, y no por asfixia.

Quien visita Pompeya no puede evitar la conmoción: los moldes de las víctimas de la erupción del Vesubio en el año 79 d.C. son la expresión más humana de aquella antigua tragedia, y su prueba tangible. Hasta ahora se pensaba que los moldes explicaban la agonía de los pompeyanos por asfixia. Ahora sabemos que su muerte fue totalmente distinta: murieron abrasados al instante.
Un estudio multidisciplinar de los investigadores Giuseppe Mastrolorenzo y Lucia Pappalardo, del Observatorio Vesubiano, y de los biólogos Pierpaolo Petrone y Fabio Guarino, de la Universidad Federico II de Nápoles, basado en los análisis de los depósitos volcánicos, la estructura de las cenizas y el ADN de las víctimas, así como en simulaciones digitales de la erupción, revela por primera vez los efectos de la nube volcánica de la erupción del año 79 d.C. en los habitantes de Pompeya y de otros lugares del área vesubiana.

«Los moldes de los cuerpos presentan lo que se conoce como cadaveric spasm, una postura adoptada únicamente cuando la muerte es instantánea. Después hemos analizado los restos óseos y, gracias a los análisis de ADN, hemos detectado cambios causados por las elevadas temperaturas –añade el investigador–. En el laboratorio, hemos sometido fragmentos óseos a niveles cada vez más elevados de temperatura y hemos observado las modificaciones que se producían. Estos fragmentos se han comparado posteriormente con los restos de las víctimas de Pompeya, y hemos concluido que en aquella ciudad los cuerpos fueron expuestos a una temperatura cercana a los 300 ºC. En Herculano se alcanzaron los 600 ºC.»

Los nuevos resultados sobre los efectos térmicos y mecánicos de aquella catástrofe sugieren que el riesgo asociado a una posible erupción futura del Vesubio podría ser de dimensiones mucho mayores a las previstas hasta ahora por los especialistas y por Protección Civil. Por este motivo, es urgente una drástica modificación del actual Plan de Emergencia.»


Published in: on 31 julio, 2010 at 1:06 AM  Dejar un comentario  

El carbono 14 ofrece una nueva cronología del Egipto de los faraones

Un estudio publicado en la revista Science revisa la cronología precisa del Egipto de los faraones aplicando las técnicas de datación del carbono 14 a más de doscientas muestras de arte egipcio, semillas, cestería, textiles, plantas y frutas, procedentes de distintos museos de Europa y América.

La investigación. permitió situar cronológicamente con exactitud el Imperio Antiguo, que resultó más viejo que las estimaciones de fechas realizadas hasta el presente. Esta cronología científica revela también que el reino de Dyeser comenzó entre 2691 y 2525 antes de Cristo, cuando las dataciones precedentes lo ubicaban en el año 2630 antes de la era cristiana. Además, según el nuevo calendario, el Imperio Nuevo comenzó entre 1570 y 1544 aC. Hasta ahora se pensaba que había comenzado alrededor de 1500 aC.

“Por primera vez el carbono 14 es suficientemente preciso para establecer una cronología absoluta”, afirma Bronk Ramsey, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), principal autor de este trabajo. “Creo que los egiptólogos se alegrarán al saber que con un pequeño equipo de investigación independiente hemos corroborado un siglo de investigaciones en tan sólo tres años de trabajo”, añade.



Published in: on 30 julio, 2010 at 1:00 AM  Dejar un comentario